Tu SIGNO según los Arcanos Menores

Tu SIGNO según los Arcanos Menores

¿Por qué todo el mundo te ve tan impulsivo y a veces esto te ha traído consecuencias poco deseables? ¿Por qué crees qué vives con una sensibilidad extrema cada circunstancia de tu vida? ¿Cuál es la razón que te lleva a tener ese fiero compromiso con el trabajo, llevándote a pensar que eres la oveja negra dentro de tu entorno? ¿Crees que hay un mundo paralelo en el que vives y que está dentro de tu mente? ¡La energía del Universo encierra las respuestas! No lo vemos fácilmente, pero nos moldea. ¡Es un hecho! La Astrología tiene muchas más claves sobre ti de lo que imaginas.

TU SIGNO ES MUCHO MÁS QUE UN SIGNO

Todo lo que tú representas tiene mucho que ver con la fotografía que había en el cielo en el momento de tu nacimiento. Y es que la influencia de los grandes astros es determinante en nuestra forma de ser. Es verdad que la mayoría de las personas conocen su signo del zodiaco y el de los suyos, pero pocas se han preocupado por ir realmente más allá en este conocimiento.

Por otro lado, las cartas del tarot ofrecen gran información sobre lo que en teoría nos compone en cada aspecto nuestro y que justifica todas nuestras prácticas. Sería algo así como una hoja de ruta, un manual donde podemos encontrarnos de una manera profunda, y buscar las respuestas a aquello que nos trasciende.

Ambos, el tarot y las estrellas, nos dicen que los seres humanos poseemos cuatro grandes fuerzas, cuatro centros de energía que tenemos que aprender a manejar, ya que son la causa de todas nuestras acciones y de aquello que más tarde vemos materializado a nuestro alrededor. Se corresponden con los cuatro elementos de la naturaleza: fuego, aire, agua y tierra.

Soy un cuadro de texto. Haz click en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

ERES UNO CON LOS ELMENTOS DE LA NATURALEZA Y DEL COSMOS

De manera que si tuviésemos que llevar a nuestro terreno estos cuatro elementos, identificaríamos que el fuego tiene que ver con nuestra energía sexual, que es el centro de nuestra potencia más elevada para crear a través de la acción (de ahí que los bastos en el tarot se relacionen con el trabajo); el aire tiene una relación directa con nuestro intelecto, con nuestra razón, con el verbo… (siendo la comunicación, en última instancia, la alquimia de su combinación); el agua está estrechamente ligado a las razones del corazón, es decir, es la emoción, el sentimiento, la intuición (y todo aquello que deriva en relaciones basadas en el amor); por último, nos completa la tierra, que es finalmente el resultado, lo tangible, todo lo relacionado con la parte física y material, con lo que obtenemos (siendo el dinero una buena expresión de este aspecto).

Entonces, no es difícil comprender que una vida equilibrada consistiría en armonizar cada día todas estas fuerzas, encaminadas a conseguir nuestro máximo potencial. Puesto que mal llevadas pueden dificultarnos el camino y complicarnos enormemente nuestras relaciones con el mundo.

Para identificarnos dentro de las cartas del tarot, según el signo, e investigar en ellas quiénes somos, debemos hacer una distinción entre los arcanos mayores y los arcanos menores. En los primeros, existen doce cartas concretas vinculadas a cada signo del zodiaco; en los segundos, vemos además de manera más global cuál es nuestra energía predominante.

En este sentido, los signos de fuego serían: Aries, Leo y Sagitario, que en las cartas sería los bastos; los signos de aire corresponden a: Géminis, libra y Acuario, podríamos identificarlos con las espadas; los signos de agua, las copas del tarot, tienen que ver con Cáncer, Escorpio y Piscis y, por último, los de tierra, que son Tauro, Capricornio y Virgo son en el tarot las cartas de oros.

Si te gusta el mundo del tarot y la astrología, o si hasta ahora no te llamaba la atención y te apetece ahora entender cuánto de ti contienen, ¡te invitamos a que descubras todo lo que tenemos que contarte!